Organizar el Camino de Santiago

Recorre una ruta tan mágica como antigua. Un viaje cultural, espiritual y turístico que no olvidarás.
¿Te gustaría hacer el Camino? Te ayudamos
He leído y acepto la política de privacidad

Organizar el Camino de Santiago desde México ahora es más fácil

Si has decidido hacer el Camino de Santiago, somos la agencia de viajes desde México a Santiago que estás buscandoTrabajamos con gente que viene desde México y estamos acostumbrados a resolver todo tipo de necesidades para los viajes del Camino de Santiago. Preparamos paquetes para la peregrinación del camino de Santiago de Compostela. Tenemos servicios de transporte para llevarte a la etapa de inicio cuando llegues a España. Nos ocupamos de tus maletas para que las tengas disponibles cada día en el albergue donde te hospedes y poder llegar a la Catedral. Contamos con los mejores precios para hacer el Camino a Compostela y que lo disfrutes al máximo.

¿Tienes dudas sobre qué ruta elegir? Hemos hecho todas las rutas del Camino de Santiago para saber exactamente cuáles son las condiciones con las que se va encontrar el peregrino. Podemos recomendarte el mejor camino según tus condiciones y requisitos para que todo sea perfecto y además podrás hacer rutas cortas para cumplir los 100 kilómetros mínimos para obtener la Compostela. Nos encargamos de reservar albergues del Camino de Santiago, adaptados a tus necesidades y preferencias. En definitiva te ayudamos a organizar el Camino de Santiago desde México.

¿Quieres hacer el Camino?
Te orientamos sobre...

  • Las distintas rutas del Camino de Santiago que puedes seguir
  • Todos los Caminos que puedes hacer
  • Reservas en albergues y hostales del Camino
  • Hacer el Camino de Santiago organizado
  • Tours camino de Santiago y precios de viajes
  • Paquetes de viajes a Santiago
Deja tus datos y nos ponemos en contacto
INFÓRMATE SIN COMPROMISO
He leído y acepto la política de privacidad

¿NO TIENES SUFICIENTES DÍAS? 

Puedes hacer la ruta de Santiago de Compostela en partes separadas 

¿No tienes suficientes días para hacer las peregrinaciones a Santiago de Compostela? No pasa nada, también puedes hacer el Camino en partes separadas, en meses o incluso en años distintos, o empezando desde una localidad más cercana a Santiago de Compostela. 

Echa un vistazo al número de etapas de los caminos y selecciona el número que quieras hacer según los días libres que tengas.

Necesitas un día para cada etapa.

Decide si quieres hacer el camino de santiago en grupo o en solitario.

Da igual desde donde empieces, podrás disfrutar de bellos paisajes, monumentos, gastronomía y fiestas. Todas las etapas están llenas de interés y puedes concluir el Camino y llegar a Santiago la próxima vez.

¿Cuánto cuesta hacer el Camino de Santiago? Como depende de la ruta que hagas y los días de albergues debes consultarlo con nuestra compañía de viajes aportando esos datos mínimos para poder prepararte un presupuesto y hacer las reservas del Camino de Santiago.

 

Te ayudamos a hacer el Camino de Santiago

Trabajamos para organizar el Camino de Santiago y que tu viaje sea perfecto

 

¿Quiénes somos?

Somos una empresa que organiza el Camino de Santiago

Organizamos tu viaje de principio a fin para que todo sea ideal.

Te ofrecemos todo lo que necesitas para que el Camino sea perfecto para ti.

Reservamos tus vuelos
Te aconsejamos sobre las etapas y los itinerarios
Reservamos tus alojamientos
A tu disposición 24 horas al día
Transportamos tus maletas cada día 

Las diferentes rutas del Camino de Santiago

Camino Francés

El Camino Francés es la ruta por excelencia, la de mayor tradición histórica y la más reconocida internacionalmente. 

Ya se describe en 1135 en el Libro V del Codex Calixtinus, una auténtica guía medieval de la peregrinación a Santiago. En la Edad Media, este tramo se convirtió en la mayor ruta de peregrinación del Camino de Santiago hasta el momento. En 2004 recibió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia como exponente de la convivencia entre personas y culturas y del desarrollo de las raíces europeas del cristianismo.

El Camino Francés comienza en la localidad de Saint-Jean Pied de Port, en la vertiente francesa de los Pirineos, atraviesa las regiones de Navarra, La Rioja, Castilla, León y termina en Galicia. La ruta tiene unos 800 km y se divide tradicionalmente en unas 25 o 30 etapas. El recorrido es mayoritariamente llano y la etapa más alta, y una de las más impresionantes, es O Cebreiro, en Galicia, con 1.293 metros. Se trata, por tanto, de un camino de gran interés histórico y paisajístico y no especialmente difícil, por lo que podríamos decir que es apto para todos los públicos.

Por otro lado, al ser la más conocida y la que cuenta con la mayor red de albergues públicos y servicios accesibles, es también la más concurrida. Especialmente en los meses de mayor afluencia, se corre el riesgo de tener que "correr" al siguiente albergue para garantizar un lugar donde alojarse, con lo que se pierde en parte la belleza de los lugares y el espíritu del Camino.

Camino del Norte

El Camino del Norte era la principal alternativa cuando el Camino Francés estaba ocupado por las tropas musulmanas, por lo que era una ruta obligatoria para los peregrinos que querían llegar a Santiago en la Baja Edad Media.

La ruta comienza en territorio vasco, en Irún, cerca de la frontera con Francia, y sube por la Cordillera Cantábrica y la costa norte de España, pasando de las cumbres de las montañas a los acantilados escarpados que dan al océano. Es más cansado que el Camino Francés por las continuas subidas y bajadas y un clima más fresco, variable y a menudo ventoso por su proximidad al océano. Sin embargo, ofrece paisajes extraordinarios, pueblos típicos de Asturias y Galicia, lugares de peregrinación como la Catedral de San Salvador de Oviedo, que alberga importantes reliquias.

Debido a su mayor dificultad (lo tortuoso de la ruta la hace unos 50 km más larga, lo que hace un total de unos 850 km), aunque es una de las rutas más importantes, suele estar menos concurrida y conserva su esencia antigua de forma más genuina. En consecuencia, los albergues para peregrinos son menos numerosos. A pesar de algunas dificultades más en el camino, es una ruta que vale la pena hacer.

Camino Portugués

El Camino Portugués es hoy una de las rutas más importantes, siendo la segunda más frecuentada después de la francesa.

Iniciada en el siglo XII como ruta comercial tras la independencia de España, comenzó a ser utilizada por los peregrinos gracias a la fama de la Catedral de Santiago y los restos del Apóstol. La ruta es heredera de antiguas rutas y caminos, como la Vía XIX, construida en el siglo I d.C., que unía Braga con Astorga a través del Puente de Lima.

El Camino Portugués tiene una longitud de unos 760 kilómetros y parte de Ponte de Lima y recorre la larga costa con vistas al océano hasta llegar a Santiago. Hay varias variantes, una muy popular (el Camino Portugués de la Costa, una de las rutas más recientes), comienza en Lisboa y tiene 630 km. Esta ruta pasa por las ciudades portuguesas de Santarém, Coimbra, Oporto y Pontevedra, todas ellas de singular belleza. Llega a España cruzando el río Miño, el más largo de Galicia, que fluye desde España hacia Portugal en una zona verde y exuberante.

En comparación con el Camino Francés, puede que no esté bien señalizado, en parte porque se cruza con el camino de los peregrinos que se dirigen a Fátima, por lo que es fácil equivocarse. Pero la belleza de esta ruta es precisamente el hecho de que no está absolutamente encauzada en una ruta turística y demasiado bien organizada, las razones para ello son sobre todo históricas: en las regiones del norte de Portugal ni siquiera había en la antigüedad una ruta mejor que otras, sino que había muchas rutas, todas igualmente prácticas y transitadas.

En general, es una ruta bastante fácil.

La Vía de La Plata

La Ruta (o Vía) de La Plata es la ruta más larga que une la región andaluza con el norte de España.

Prolongación de la calzada romana conocida como Vía de la Plata, que unía Emerita Augusta (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga), diseñada en los inicios de la cristiandad para aprovechar los caminos más antiguos, es la ruta más larga con unos 1.000 km y une la ciudad de Sevilla en Andalucía con Galicia en el norte. En comparación con el Camino Francés, es una ruta menos turística. Atraviesa cotos de cítricos, bosques de robles y olivares a lo largo de un recorrido esencialmente llano. Sin embargo, la primera parte de la ruta hacia el sur se resiente de las altas temperaturas en verano y hay pocas zonas de sombra para descansar.

Algunos tramos del camino siguen siendo como en la época romana: un revestimiento original de losas de piedra, antiguos puentes y vestigios de la civilización romana. Luego, una vez en la Galicia verde, puedes continuar por el Camino Francés o desviarte en Puebla de Sanabria, tomando el Camino Sanabrés. Dependiendo de la ruta elegida, el número de kilómetros varía.

Una curiosidad: el término "Vía de la Plata" no deriva de una mina ni del comercio de este metal precioso, aunque esta ruta se utilizaba para el comercio de plata americana que llegaba a los muelles de Sevilla. El nombre deriva del árabe Bal'latta, que es la palabra con la que los musulmanes llamaban a esa amplia calle pública empedrada de sólido trazado, que se dirige hacia el norte cristiano. El vínculo jacobeo surgió tras el saqueo de la Catedral por las tropas musulmanas, que se llevaron las campanas del templo hasta Córdoba. Tras la caída de Al-Andalús durante la Reconquista española, las campanas fueron recuperadas y devueltas a su lugar de origen por esta vía.

Camino Inglés

El Camino Inglés es el más corto, pero está lleno de atractivos e historia

El nombre del Camino Inglés está estrechamente ligado a su historia, ya que fueron muchos los marineros ingleses que tomaron la ruta marítima desde su país y peregrinaron para venerar los restos del Apóstol. Desde Inglaterra, pero también desde otros países del norte de Europa, llegaron a Galicia por mar hasta Ferrol o La Coruña, pero también a Viveiro o Ribadeo, en la costa lucana. La fama de esta ruta también está documentada por antiguos hechos históricos de cruzados y templarios que, antes de dirigirse a Jerusalén, hacían escala en la costa gallega para peregrinar a Santiago y pedir al Apóstol protección en Tierra Santa. Debido a su importancia histórica, la junta compostelana concedió a esta ruta el honor de formar parte de la ruta jacobea, permitiendo obtener la ansiada Compostela con sus 75 km (la norma exige un mínimo de 100 km).

La longitud del Camino Inglés es de unos 75 km si se empieza en La Coruña, Galicia, o de unos 120 km si se empieza en Ferrol. Ambos, llenos de atractivo e historia, se encuentran a mitad de camino, en la localidad de Bruma, donde continúan juntos los últimos 40 km hasta Compostela. De todos los caminos, éste es el menos exigente, tanto por su longitud, ya que es el más corto, como por el hecho de que sólo hay unas pocas etapas hasta Santiago. A lo largo del camino, se atraviesa la verde Galicia entre playas, pequeños puertos, aldeas y extensos bosques de eucaliptos. Los primeros 50 km discurren a lo largo del océano, pasando por balnearios con bandera azul, para luego girar hacia el interior, donde el paisaje cambia y se vuelve más montañoso y solitario, con algunos puntos de avituallamiento hasta la llegada a Santiago.

Camino primitivo

El Camino Primitivo es la ruta más antigua y una de las menos frecuentadas por su dificultad.

En el año 813, el rey Alfonso el Casto viajó por esta ruta, que serpentea por terrenos montañosos de más de 800 metros, en su mayoría por calzadas romanas, hasta Santiago para comprobar si eran ciertas las historias del descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago. Así nació la primera ruta jacobea. En 2015 fue reconocido por la Unesco, junto con la Ruta del Norte, como Patrimonio de la Humanidad.

El Camino Primitivo tiene una longitud de unos 330 km. Comienza en Oviedo y atraviesa Asturias y Galicia, en la provincia de Lugo. Es una de las rutas menos frecuentadas debido a su dificultad, ya que se desarrolla en un paisaje montañoso con continuos ascensos y descensos, encontrando pequeños pueblos de piedra. Precisamente por ello, se considera una vía de superación personal.