Catedral de Santiago

¿Te gustaría hacer el Camino? Te ayudamos
He leído y acepto la política de privacidad

La plaza

De pie en la Plaza de la Azabacheria, te encuentras frente a la fachada norte de la catedral. La antigua fachada románica del siglo XII fue derribada en 1757 y sustituida por la actual fachada neoclásica, que fue construida bajo la supervisión del famoso Ventura Rodríguez.

Algunos de los componentes y estatuas rescatados de la fachada románica, descritos con minucioso detalle por Picaud en la Guía del Peregrino, son reconocibles en el museo o injertados en las demás partes de la catedral. Caminando desde aquí alrededor de la catedral a través del Arco del Obispo, bajo el Palacio del Gelmírez, llegas a la grandiosa Plaza del Obradoiro, en la que se encuentran algunos de los mayores monumentos de Santiago de Compostela.

De cara a la catedral, a tu izquierda se encuentra el Hostal de los Reyes Católicos, el espléndido Hospital de Peregrinos fundado en 1492 tras la reconquista de Granada, y uno de los ejemplos más importantes y elegantes del estilo plateresco español (fue un hospital en funcionamiento hasta 1954). A tu derecha se encuentra el Colegio de San Gerónimo, fundado por el arzobispo Fonesca (1507 - 1523), cuya fachada de finales del siglo XV fue rescatada del antiguo Hospital de la Azabachería. Actualmente es la sede del Rectorado de la Universidad de Santiago. Detrás de ti se encuentra la impresionante fachada neoclásica del Palacio de Rajoy, construido por el ilustre arzobispo Bartolomé Rajoy y Losada (1751-1772) siguiendo los planos del arquitecto francés Charles Lemaur. En la actualidad es el ayuntamiento y en él tiene su sede una parte de la Xunta de Galicia.

Historia

La historia de la Catedral de Santiago se remonta a muchos siglos atrás. Entre los años 830 y 840, el rey Alfonso II "el Casto" mandó construir una modesta iglesia sobre la tumba del Apóstol recién descubierta, y en el año 899, Alfonso III el Grande hizo construir una basílica más grande sobre la construcción original. Hacia el año 1000, el obispo San Pedro de Mezonzo ordenó la construcción de una nueva iglesia después de que la basílica de Alfonso III fuera levantada hasta los cimientos por las hordas moras de Almanzor a mediados de agosto de 997.

Finalmente, hacia 1075 se iniciaron las obras del actual edificio promovido por el obispo Diego Peláez que fue consagrado el 3 de abril de 1211 por el arzobispo Pedro de Muñiz (que está enterrado en la catedral). La catedral es una síntesis de las técnicas y estilos que se encuentran en los otros grandes templos románicos del camino de peregrinación: La catedral de Tolosa, la primitiva catedral de Jaca, la iglesia de San Martín de Fromista, la iglesia de Santiago de Carrión de los Condes (con su soberbio friso tallado) y San Isidoro de León.

Arquitectura

En el edificio trabajaron destacados artistas y arquitectos, como Bernardo, Esteban y el gran Maestro Mateo, y a menudo se piensa que el toque de algunos de ellos es evidente en algunos de estos otros grandes monumentos románicos. La catedral tiene forma de cruz latina y mide 98 metros de largo y 67 de ancho en el crucero, con una nave con bóveda de cañón dividida por arcos de medio punto. Una galería recorre todo el edificio. Sobre el crucero hay una cúpula central de 32 metros de altura. La girola une las naves detrás del altar mayor, rasgo característico de las iglesias de peregrinos, de las que esta catedral debe ser el ejemplo supremo. Como lo describe Picaud

"En esta iglesia no hay ningún fallo; está admirablemente construida, es grande, espaciosa, luminosa, de dimensiones armoniosas, bien proporcionada en cuanto a longitud, anchura y altura; es más espléndida de lo que las palabras pueden expresar. Cualquiera que recorra las partes superiores y que haya empezado infeliz, se sentirá feliz y contento después de haber contemplado la perfecta belleza de esta iglesia.

Conoce las diferentes rutas del Camino

¿Quiénes somos?

Somos una empresa que organiza el Camino de Santiago

Organizamos tu viaje de principio a fin para que todo sea ideal. Limítate a disfrutar de la experiencia: nos encargamos de reservar albergues del Camino Francés para ti, siempre con los mejores precios del Camino desde México.

Te ofrecemos todo lo que necesitas para que el Camino sea perfecto para ti.

Reservamos tus vuelos
Te aconsejamos sobre las etapas y los itinerarios
Reservamos tus alojamientos
A tu disposición 24 horas al día
Transportamos tus maletas cada día